El home office es una práctica cada vez más usual. Hoy somos muchos los que trabajamos en casa: porque somos emprendedores o profesionales independientes o bien porque trasladamos algo de trabajo desde la oficina. Como cualquier actividad que requiere concentración, para sentarnos a trabajar es importante contar con un espacio acorde, que esté pensado para estar cómodos y sin distracciones. En este post comparto 4 claves a tener en cuenta al momento de diseñar tu propio espacio de home office:

1. Ubicá el lugar

Lo primero es elegir el espacio. No importa el tamaño, ni el ambiente en el que se encuentre, la clave está en buscar un lugar de la casa que sea tranquilo, en donde nos guste estar y que podamos reservar exclusivamente para trabajar o hacer la tarea. La exclusividad es importante para poder mantener el orden y para contar con los elementos que necesitemos en el momento.

Si es posible identificá un espacio que reciba buena luz natural. Tené en cuenta que quizás pases largas horas en él, posiblemente sea frente a un monitor así que es muy importante contar con la luz adecuada. Cuando sea necesario, recurrí a una lámpara que ilumine correctamente tu área de trabajo. En materia de iluminación, para el home office las más recomendadas son las luces planas de trabajo, es decir, directas y enfocadas sobre el escritorio.

HOME OFFICE: Ubica el lugar

Fuente: prixelart.com / decor8blog.com

2. Delimitá la zona

Hoy en día las casas y los departamentos no son tan grandes como antes, por eso son pocos los privilegiados que cuentan con una habitación completa para destinar al home office. La mayoría de nosotros debemos elegir un rinconcito de un ambiente destinado a otras actividades, por eso es clave delimitar la zona de manera visual.

Para esto hay muchas opciones: alfombras para el piso, vinilos decorativos para la pared, cuadros, estantes sobre el escritorio o algún objeto como una lámpara de pie. Otro elemento para limitar áreas es el color: pintar una pared o una zona de un color que nos motive para trabajar es una gran idea para dividir áreas visualmente.

HOME OFFICE: Delimitá la zona

Fuente: myleitmotiv.com / frenchbydesignblog.com

 

HOME OFFICE

Fuente: decoratualma.com / designspiration.net

3. Equipá tu escritorio

Cuando nos sentamos a trabajar o a hacer la tarea con los chicos es indispensable tener a mano todos los elementos que necesitamos. Por eso, es fundamental hacer un listado de todos los materiales que usamos para trabajar y encontrarles un espacio acorde en el escritorio.

Además de los materiales de trabajo, es muy importante que el espacio de home office cuente con otros elementos que favorezcan la concentración y nos hagan sentir cómodas mientras trabajamos. Para esto sirven las frases inspiracionales, los recuerdos fotográficos, los planners y los calendarios. Además, para estimular la creatividad es fundamental el color: animate a sumar objetos con colores atractivos o decorar el espacio con plantas para darle mayor calidez.

Fuente: followthecolours.com.br / angelamariemade.com

3. Diseñá los espacios de guardado

Mantener el orden en un espacio de trabajo es fundamental. Por eso, al momento de diseñar tu espacio de home office es muy importante que pienses dónde vas a guardar aquellos elementos que necesitas tener cerca al momento de sentarte a trabajar.

Desde un mueble de guardado que además ayude a delimitar el lugar, hasta cestos de mimbre, todo es válido a la hora de organizar tu lugar de trabajo. Es importante que lo pienses al momento de diseñarlo, para asignarles un espacio y mantener tu lugar organizado desde el comienzo.

Fuente: alquimiadeco.com / oldskull.net

Ahora sí, estás lista para empezar a diseñar tu propio espacio de home office. Acordate que durante marzo podés aprovechar los escritorios rústicos de Antigua Madera con 15% de descuento! 

Y si buscás más inspiración, te invito a pasar por el tablero de Pinterest de Antigua Madera!

Cariños,

Mariana.

 

 

Pin It en Pinterest

Compartir esto